25/3/15

Relatos- Amor de verano

¡Hola a todos!

Hoy os traigo un relato escrito por mí. Espero que os guste.

Por cierto, estoy empezando a hacer los cambios, así que supongo que para la próxima entrada ya me habré organizado y tendré el cambio del blog listo. Como habréis podido comprobar ya he cambiado el nombre del blog, ¿Qué os parece?

Amor de verano
Me levanto emocionada cuando toca mi despertador. Cojo todo lo que creo que necesitaré y entro en la ducha. Me visto con unos shorts blancos y una camiseta de tirantes rosa fosforito. Estoy tan nerviosa que solo puedo tomar un vaso de zumo de naranja antes de correr hacia la playa en la que he quedado con Marcos, mi novio.
-¡Hola!- grito sonriéndole antes de tirarme a sus brazos.
-Hola, mi cielo- me contesta él con ternura antes de besarme dulcemente.
-¿Qué vamos a hacer hoy?- le pregunto curiosa.
-Disfrutar el uno del otro- me contesta con una sonrisa.
-Me gusta el plan.
Nos cogemos de la mano y paseamos de la playa tranquilamente. Pasado un buen rato decidimos darnos un baño en el mar, que hoy está en calma. Como ya lo tenía previsto debajo de la ropa llevo un bonito biquini azul oscuro con grandes topos blancos que realmente me favorece. Cuando Marcos me mira al entrar al agua se le dibujo una media sonrisa en la cara. Antes de que llegue nadando hasta donde esta él me viene el recuerdo del día en que nos conocimos.
Eran las fiestas del pueblo. Como el pueblo es pequeño y todos los jóvenes nos conocemos decidimos hacer una fiesta en la playa. Estábamos jugando a verdad o reto. Escogí reto. Entre todos decidieron que mi reto sería meterme en el mar en ese momento. Como no soy una cobarde acepté. Me metí en el mar, sintiendo el agua fría por todo mi cuerpo. Empecé a nadar hacia la orilla dispuesta a salir y secarme junto al calor de la hoguera cuando una ola me atrapó. Lo siguiente que recuerdo es estar en brazos de Marcos, que me llevaba a la orilla.
Cuando despierto de mi recuerdo tengo la cara de Marcos a pocos centímetros, lo que me asusta y me hace caer al agua de culo y hundirme. Escucho su risa antes de salir, por lo que decido vengarme un poco. Aguanto la respiración todo lo que puedo y sin que se lo espere le cojo del pie y le hundo junto a mí. Salgo a la superficie a respirar.
-¡Ana!- me dice nada más salir- ¿Por qué me has hundido?
-Porque tú me has asustado y encima te has reído.
-Es que ha sido muy gracioso, tendrías que haberte visto la cara. Era algo así- me dice poniendo la cara que se supone que he puesto antes.
-¡No es verdad!- grito indignada.
-Si lo es- dice riendo.
Frunzo el ceño y me cruzo  de brazos, enfadada. Él se acerca a mí y me descruza de brazos. Luego empieza a darme pequeños besitos por la cara hasta que desfrunzo el ceño y empiezo a reír.
-Así estas mucho más guapa, pequeña- dice justo antes de besarme con mucha ternura y amor.
Salimos del agua y nos volvemos a vestir. Sentados juntos sobre una toalla azul oscuro vemos el atardecer.
-¿Me prometes que estaremos juntos?
-Te lo prometo.
Y con un beso sellamos nuestra promesa.
***
Estoy en la playa, sentada en una toalla azul oscuro que me traed recuerdos dolorosos, completamente sola.
Hace poco que volvimos al instituto y a la rutina. Cuando intento hablar con él,  Marcos hace como que no me conoce y eso duele. Ahora tiene una nueva novia, una rubia despampanante contra la que yo no tengo nada que hacer. No ha cumplido la promesa que me hico ese atardecer que ahora parece tan lejano, me ha dejado sola y herida, pero supongo que es normal, ya que lo que para mí era amor verdadero para el solo fue un amor de verano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario